camara-hiperbarica-2

Cámara Hiperbárica

La Cámara Hiperbárica es un dispositivo médico donde el paciente ingresa y respira, por mascarilla, altas concentraciones de Oxígeno (o2) en un ambiente presurizado a 1.4 atm o más. Como consecuencia, se produce una Hiperoxia muy beneficiosa para el paciente que desencadena una extensa cadena de efectos fisiológicos beneficiosos para el organismo.

Dentro de la cámara hiperbárica el paciente se relaja y recibe los beneficios del Tratamiento Hiperbárico, generando sinergia con otros tratamientos médicos y de rehabilitación, mejorando su salud general, desinflamando y regenerando tejidos.

Este proceso permite que el oxígeno llegue al cerebro, cartílagos, huesos y tejidos, incluso el tejido nervioso. Muchos de estos tejidos, por alteraciones circulatorias diversas, no reciben oxígeno adecuadamente.

El tratamiento Hiperbárico también ayuda a aumentar el control sobre infecciones y acelera la recuperación de un sinnúmero de patologías, enfermedades degenerativas y circulatorias. Colabora y hace sinergia con las terapias indicadas por el médico y evita las consecuencias de mayores lesiones y deterioros físicos producidos por los estados de Hipoxia (falta de Oxígeno).

Indicaciones y Medicina Hiperbárica

Es importante entender que el tratamiento hiperbárico es una herramienta fundamental para complementar la indicación del médico especialista. Aporta una alta dosis de Oxígeno que hace sinergia con el proceso de recuperación, reparando tejidos, desinflamando y reduciendo el dolor.

El profesional médico suma la cámara hiperbárica a su práctica para incrementar la eficiencia del tratamiento que indica habitualmente, dandole al paciente más posibilidades de recuperarse y en menor tiempo.

Los médicos conocen bien la amplia cadena de beneficios que genera una fuerte hiperoxia y la manera más eficaz de lograrla es mediante el tratamiento en cámara hiperbárica.

medicina-hiperbarica-camara-hiperbarica-3
medicina-hiperbarica-camara-hiperbarica-2

Utilización de la Cámara Hiperbárica Revitalair

Las Cámaras Hiperbáricas Revitalair son muy sencillas de utilizar.

Después de armarla como indica el manual, se enciende el compresor de aire, el paciente ingresa, se pone cómodo y se cierra la puerta. Luego de sostener la puerta 15 segundos, la cámara empieza a presurizar y en 3 a 5 minutos alcanza la presión de tratamiento (1.45 atm). Durante estos 3 a 5 minutos el paciente puede notar una ligera molestia en los oídos, similar a la que se siente al despegar o aterrizar el avión. Estas molestias se presentan durante la compresión y descompresión. Durante el tiempo de tratamiento, la presión se mantiene constante y la sesión es relajante y placentera.

La molestia o dolor en los oídos se produce por la diferencia de presión entre el oído externo y el oído interno. Lo más fácil para evitarlo es mover la boca o bostezar, esto abre unos conductos que tenemos detrás de la nariz (trompas de Eustaquio) que conectan con la garganta y al abrirse, equilibran la presión entre el exterior y el oído interno.

Otra forma de abrir estos conductos es tragando saliva, respirando con la boca abierta o tapando la nariz y soplando con la boca cerrada. También a algunas personas les sirve mover el maxilar inferior de lado a lado.

No deje que la molestia vaya creciendo, apenas tenga molestias, haga la maniobra que mejor le funcione ya que resulta más fácil compensar cuanto menor sea la presión diferencial. Si esto no funcionara, deberá despresurizar levemente la cámara y volver a presurizarla para hacer la maniobra de compensación más asiduamente.

Para salir de la cámara y finalizar la sesión, se deben abrir las válvulas de la cámara hasta igualar la presión dentro de la cámara a la presión exterior, es decir, que la presión dentro del equipo vuelva a 1 atm. Cuando se iguala la presión, se puede abrir la puerta y salir de la cámara.

Habitualmente una sesión de Cámara Hiperbárica dura en promedio una hora pero este tiempo, asi como la cantidad de sesiones y su periodicidad son indicadas por el médico según la patología y el paciente.